Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La Sonocavitación es una técnica segura, eficaz e indolora,
ideada para combatir la grasa superficial y la celulitis.
Los Ultrasonidos actúan sólo sobre los acúmulos grasos, sin afectar al
resto de los tejidos y se pueden aplicar a casi cualquier zona corporal.
La Sonocavitación combina los ultrasonidos con una
infiltración que multiplica la resonancia de las ondas.
La Sonocavitación Médica mejora la celulitis
fibrosa y actúa sobre la grasa corporal.
La celulitis debe recibir un enfoque global
en la consulta del médico especialista.
  

Anatomía de la grasa localizada

La piel, que es el tejido más grande del organismo, esta constituida por tres capas. Situadas horizontalmente y de fuera a adentro son:

  • Epidermis (capa superficial).
  • Dermis (capa media).
  • Hipodermis o tejido celular subcutáneo (capa profunda).

A estas capas se añaden otras estructuras como pelo, uñas, glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas.

Solicitar consulta informativa gratuita

Estructura de la piel

La epidermis

La epidermis constituye el estrato superficial o externo de la piel y es una capa de poco espesor. No obstante es la capa de la piel responsable del aislamiento del resto del organismo frente al exterior, es una capa resistente porque las células superficiales de la piel se cornifican para darle mayor resistencia.

La dermis

La dermis está constituida por tejido conectivo laxo compuesto por unas estructuras celulares fijas (fibroblastos, entre otras), proteínas fibrosas (colágeno, elastina), sustancia fundamental amorfa (agua, mucopolisacáridos, sales y glicoproteínas) y estructuras celulares migratorias (linfocitos, plasmocitos, leucocitos). Está atravesada por vasos sanguíneos, linfáticos y nervios.

Estructura de la piel.

Estructura de la piel.

La hipodermis

La hipodermis está formada por un tejido conectivo laxo constituido por grandes lóbulos de tejido graso (entre 0.5-1.0 cm. de tamaño) limitados por tabiques de fibras colágenas delgadas perpendiculares a la superficie (reticulae cutis), escasas fibras elásticas, vasos sanguíneos capilares, dispuestos alrededor de cada adipocito, existiendo una arteria y dos venas para cada tres adipocitos y vasos linfáticos. Puede solicitar una consulta informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos.

Se subdivide en dos zonas:

  • Grasa areolar: situada entre la fascia superficialis y la dermis y responsable de la aparición de los problemas de textura de la celulitis. La capa de grasa de esta zona varía con los cambios de peso.
  • Grasa profunda: situada a continuación de la fascia superficialis, entre ésta y la fascia muscular. Es la responsable de los acúmulos de grasa localizados que distorsionan la silueta, también llamada lipodistrofia. No varía sustancialmente con los cambios de peso.

Pliegue graso

Medición del pliegue graso.

La grasa localizada

La grasa localizada la forman los depósitos o acúmulos de células grasas o adipocitos, normales en su forma y función, en una zona determinada del contorno corporal, provocando un consecuente aumento local de volumen y una pérdida de la armonía corporal.

Se caracteriza por ser resistente a las dietas rigurosas y a los programas de actividad física. 

No depende del grado de obesidad, ya que puede presentarse en personas delgadas, con normo peso o con sobrepeso.

Las localizaciones más habituales son el abdomen, las caderas, los glúteos, la cara interna de la rodilla, la papada, los brazos, la pantorrilla,  los tobillos, la espalda, y la región cervico-dorsal.

Existe una influencia genética y hormonal que predispone al depósito de grasa en diferentes regiones:

  • Grasa localizada abdominal o central:
    Es más frecuente en el hombre y en la mujer postmenopáusica. La grasa se localiza a nivel del abdomen y de los flancos. Se le llama obesidad centrípeta o disposición “en forma de manzana”. Este tipo de grasa esta más relacionada con alteración de la salud, ya que puede asociarse a la hipertensión, diabetes y mayor riesgo cardiovascular.
  • Grasa localizada periférica o ginoide:
    La grasa se deposita preferentemente en caderas y glúteos. Se puede asociar a la celulitis. Es la llamada “en forma de pera”.

Estructura de la piel con celulitis

El aumento del tejido graso puede ocurrir por aumento del volumen o del número de los adipocitos. Ambos mecanismos pueden estar influenciados por factores genéticos, hormonales, alimentarios, etc. Con la edad, la distribución de la grasa va cambiando.

Causas

  • Factores genéticos
  • Factores adquiridos
  • Factores hereditarios

Si desea más información acerca de los tratamientos para eliminar la celulitis y los acúmulos grasos, solicite ahora una consulta informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos.