Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La Sonocavitación es una técnica segura, eficaz e indolora,
ideada para combatir la grasa superficial y la celulitis.
Los Ultrasonidos actúan sólo sobre los acúmulos grasos, sin afectar al
resto de los tejidos y se pueden aplicar a casi cualquier zona corporal.
La Sonocavitación combina los ultrasonidos con una
infiltración que multiplica la resonancia de las ondas.
La Sonocavitación Médica mejora la celulitis
fibrosa y actúa sobre la grasa corporal.
La celulitis debe recibir un enfoque global
en la consulta del médico especialista.
  

Efecto de la Sonocavitación sobre los acúmulos grasos

La Sonocavitación es un fenómeno físico basado en el efecto percusivo o “de martillo” que producen los ultrasonidos al entrar en contacto con un medio.

Su aplicación genera cavidades o burbujas de gas que aumentan de tamaño y por efecto muelle, es decir, cambios de presión negativo/positivo, primero implosionan y luego estallan o explosionan (efecto compresión/descompresión).

Cuando este medio es el tejido adiposo se desencadena un conjunto de reacciones que finalizan con la destrucción del adipocito o adipocitolisis.

Después del efecto percusivo y después la cavitación y el estallido, seguido de ondas expansivas que provocan dos posibles efectos:

  1. Rotura instantánea de la membrana del adipocito, muerte celular o adipocitolisis; la cual será definitiva, e hipertrofia de los adipocitos que quedan.
  2. Muy poco efecto lipolítico por efecto térmico, donde hay alteración de la bomba sodio-potasio, que aumenta la permeabilidad de membrana, e induce a una eliminación tóxica de líquidos y a una disminución del tamaño del adipocito.

Gran mejoría en la piel de naranja

Mediante el efecto percusivo de los ultrasonidos y la posterior
cavitación se consigue una gran mejoría en la piel de naranja.

Metabolismo de la grasa liberada

Tras la ruptura del adipocito, la mitad de la grasa pasa al torrente sanguíneo, primero al sistema venoso, luego al sistema linfático, se convierte en detrito metabólico, va al riñón de 3 a 5 horas y se elimina por la orina.

La otra mitad de la grasa, si da tiempo, será sometida a sonicación, micronización o emulsión. Es el efecto mecánico de los ultrasonidos que siguen penetrando y actuando sobre los triglicéridos, reduciéndolos a cadenas hidrocarbonadas, que se eliminarán por detoxificación hepática.

En un paciente sano, para evitar la redistribución de los triglicéridos sobrantes se recomienda hacer ejercicio 48 horas después de la Sonocavitación e inmediatamente después hacer un drenaje linfático con vibroterapia de drenaje, carboxiterapia, mesoterapia, presoterapia  o terapia subdérmica. Así incrementamos el efecto lipolítico sobre el adipocito que haya quedado debilitado.

¿Tiene alguna pregunta sobre los efectos de la Sonocavitación? Solicite ahora una consulta informativa gratuita, nuestros médicos estarán encantados de ayudarle.